ENTREVISTA | Santiago Grisolía. ‘Me temo que podamos perder a una generación de científicos españoles’ (El Mundo, 21 de xaneiro de 2013)

18 de Xaneiro do 2013 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

Santiago Grisolía tiene enmarcado en su despacho un chiste de Mingote en el que un científico mira atentamente por un microscopio mientras a sus espaldas, dos colegas cuchichean: “Es candidato al premio Nobel; convendría que tuviera un ligue con alguna famosa para que hablaran de él en las revistas”. Para el bioquímico valenciano, que acaba de cumplir 90 años (el pasado Día de Reyes), la frase caricaturiza muy bien las dificultades que han tenido siempre los científicos en España para lograr que su trabajo tenga repercusión y logre el reconocimiento de la sociedad.

Precisamente por eso, hace 25 años, cuando en teoría había alcanzado la edad de jubilación, Grisolía decidió embarcarse en una aventura concebida para promocionar la excelencia de la ciencia española. Ése es el objetivo fundamental de los Premios Rey Jaime I, que cada verano reúnen a un jurado con más de 20 Nobel para reconocer la labor de los mejores investigadores de nuestro país.

El caótico despacho de Grisolía en la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados -desbordado de papeles, apuntes y revistas científicas- deja claro que sigue siendo un cerebro hirviendo de ideas y proyectos. El bioquímico cree que vivir es como montar en bicicleta:«Desde que dejas de pedalear, te caes».

Por eso, sigue sin tener intención alguna de jubilarse y procura hacer deporte al menos tres días a la semana. «Ya lo decía don Santiago Ramón y Cajal: o lo ejercitas todo, o deja de funcionar. Si mira a su alrededor, se dará cuenta de que los jubilados suelen morirse antes que las personas que siguen activas. Yo no pienso jubilarme nunca», asegura rodeado de fotografías y libros de su maestro, Severo Ochoa.

Grisolía es el ejemplo clásico de un cerebro español que no tuvo más remedio que fugarse para desarrollar su carrera científica. «Salga usted y búsquese el futuro», le espetó un catedrático de Fisiología después de que obtuviera el premio extraordinario al licenciarse en Medicina en 1944 por la Universidad de Valencia.

Aquel consejo marcó toda su vida, ya que el joven Grisolía logró una beca para trabajar como investigador asociado en la Universidad de Nueva York, donde conoció a Ochoa. Posteriormente fue profesor e investigador en las universidades de Chicago, Wisconsin y finalmente Kansas, donde desarrolló la mayor parte de su labor científica.

Conocido sobre todo por sus hallazgos sobre el ciclo de la urea (el mecanismo que procesa las proteínas que consumimos para que eliminemos su contenido de amoníaco en la orina), su obsesión desde que regresó a España a finales de los años 70 ha sido que la ciencia gane un peso cada vez mayor en nuestro país. Pero últimamente tiene la sensación de que los españoles corremos el riesgo de volver a desengancharnos una vez más del tren del progreso.

¿Cómo ve el estado de salud de la ciencia española? ¿Cuál es su diagnóstico del enfermo y qué tratamiento necesita?

La ciencia en España siempre estuvo mal. Ahí están frases clásicas como el «que inventen ellos» de Unamuno, o las famosas palabras de Laín Entralgo, cuando dijo que España se podía permitir el lujo de exportar científicos e importar futbolistas. En España la ciencia nunca ha tenido una importancia social extraordinaria. En todos los países del mundo, los científicos siempre tienen que luchar para conseguir financiación, pero en España ha sido especialmente difícil. Afortunadamente, hemos tenido casos excepcionales como el de Ramón y Cajal, que supuso una explosión científica. Gracias también al impulso que dio Ochoa y muchas de las personas que se formaron en aquella época, se dio un salto tanto cualitativo como cuantitativo. Después la situación mejoró muchísimo, pero con la crisis todo ha vuelto a empeorar de manera preocupante.

¿Cree que tras los recortes de los últimos tiempos, corremos el riesgo de volver precisamente a los tiempos del «que inventen ellos»?

Desgraciadamente, me temo que esto pueda ocurrir. Pero lo que la sociedad española tiene que hacer es darse cuenta de que la ciencia es un camino muy importante para salir de la crisis económica. Es evidente que los científicos, como todo el mundo, intentan arrimar el ascua a su sardina. Pero en el caso de la ciencia hay que tener mucho cuidado, porque se tarda muchísimo tiempo en volver a empezar y recuperar el terreno perdido una vez que se frenan investigaciones en marcha. Por eso es tan importante apoyar a los jóvenes investigadores.

¿Pero no le parece que ahora mismo los jóvenes cerebros españoles no tienen más remedio que fugarse, como tuvo que hacer usted mismo en su época?

Bueno, los científicos jóvenes deben salir fuera. Eso lo decía mucho Ochoa: hay que salir y conocer otros laboratorios. Es muy importante que los jóvenes salgan, pero luego es fundamental que haya sitio para que vuelvan. Por eso digo que hay que hacer todo lo posible para que los gobiernos se den cuenta de la importancia de crear oportunidades para los jóvenes científicos, y sobre todo de que la universidad española se convierta fundamentalmente en una entidad investigadora.

Usted conoce muy bien las universidades de EEUU. ¿Qué podemos aprender de ellas?

Una cosa que siempre decía Ochoa es que a él, en las universidades americanas, jamás le habían pedido papeles. Sin embargo, si intenta usted traer en España a un científico de mucha categoría, pero que no tiene los títulos oficiales de este país, le dirán que tiene que hacer una oposición. Recuerdo que la primera vez que intenté convencer a colegas españoles de que se invitase a Ochoa a volver aquí, su respuesta fue que tendría que hacer oposiciones. Ese sistema es completamente arcaico.

¿Corremos el riesgo de perder una generación de científicos si no se le pone freno a la nueva oleada de cerebros fugados?

Pues sí, me temo que esto efectivamente pueda suceder. Pero por eso es tan importante que cambiemos el sistema. Sobre todo hay que insistir en la excelencia y acabar con el nepotismo.

Me gustaría repasar con usted algunos de los grandes avances científicos de los últimos años. Empecemos por el genoma humano. ¿Ha cumplido sus expectativas?

Se esperaba muchísimo del genoma humano y quizás inicialmente se habló de manera exagerada de su potencial. Pero no cabe duda de que está dando algunos frutos muy importantes. Sobre todo creo que en poco tiempo va a existir la posibilidad de obtener el análisis genómico de una persona por poco dinero. Así podrán conocerse las tendencias y vulnerabilidades que tiene cada individuo, y desde el punto de vista de la medicina preventiva, esto va a ser un avance importantísimo.

¿Y las células madre? ¿Cree que se exageró su potencial o confía en que finalmente llegarán a la clínica y podrán curar enfermos?

Estoy convencido de que sin duda van a ser curativas. Tenga en cuenta que ya se ha logrado, por ejemplo, una vejiga artificial a partir de células madre, y esto se está consiguiendo con otros tipos de tejidos. Por tanto, yo creo que el sueño de generar órganos para trasplantes obtenidos a partir de células del propio paciente es una posibilidad muy real.

Hablando de cambio climático, ¿cómo ve el debate sobre la energía?

Creo firmemente en las renovables, en el poder del viento y el sol, como están demostrando las innovaciones impulsadas por empresas como Abengoa y Acciona. En cuanto a la nuclear, creo que las centrales que ya existen deben prolongar su vida útil al máximo, pero no soy partidario de que se construyan más. El tsunami de Japón ha vuelto a demostrar sus riesgos, y además sus residuos duran muchísimo tiempo.

Otro asunto que sigue generando polémica son los transgénicos. ¿Cómo ve los recelos que siguen mostrando muchas personas hacia estos productos?

Los transgénicos se pueden comer tranquilamente, son perfectamente comestibles. Yo creo que la gente los rechaza por motivos intuitivos o emocionales, pero no están fundamentadas en un conocimiento real de estos productos. De hecho, todas las pruebas que se han realizado indican claramente que los transgénicos son incluso más seguros que los llamados alimentos naturales, que con frecuencia tienen más riesgo de exposición a bacterias.

¿Y el bosón de Higgs?

Sin duda es uno de los grandes acontecimientos científicos de los últimos tiempos, y espero que le den el premio Nobel a Higgs este año, que ya va siendo hora.

En una entrevista reciente con EL MUNDO, Higgs declaró que a diferencia de lo que mantienen ateos militantes como Richard Dawkins, la ciencia no es necesariamente incompatible con la religión. ¿Qué opina?

Sin duda son compatibles. He conocido a buenos científicos que son creyentes. Yo no soy religioso, pero recibí una educación católica, como cualquier niño en la España que existía cuando yo era pequeño. Y como todos, hice la comunión y me quedaba muy tranquilo tras confesarme. Hoy no creo en nada de esto, pero tampoco puedo asegurar que cuando me esté muriendo, a lo mejor por si acaso diga que sí creo en algo por ahí arriba (risas). En todo caso, hay que reconocer que lo que no se sabe no se sabe. Realmente nadie sabe cómo se creó el mundo.

¿Cómo definiría a un buen científico?

Una persona que no pierda nunca la curiosidad, ni tampoco la esperanza.

¿Cómo le gustaría que le recordaran?

Pues como una persona buena, que ha tenido muchos amigos y que está muy agradecida a ellos.

Y si pudiera elegir su epitafio, ¿cuál sería?

La verdad es que no lo había pensado nunca. En realidad lo que me gustaría es que me quemasen y mezclasen mis cenizas con las de mi mujer.

A noticia en El Mundo


Una vacuna desarrollada en Galicia promete prevenir y frenar el alzhéimer (Faro de Vigo, 18 de xaneiro de 2013)

18 de Xaneiro do 2013 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

La última vacuna desarrollada contra el alzhéimer por científicos del centro médico “EuroEspes” en Galicia, y registrada en la Oficina de Patentes de Estados Unidos -ya en 2011- estará lista para probar en humanos en tres o cuatro meses. Así lo aseguró ayer en Madrid el doctor Ramón Cacabelos, principal investigador de la vacuna EB-101. Tras la publicación de los datos de los ensayos en ratones en el “International Journal of Alzheimer’s disease”, el científico asegura que los posibles ensayos clínicos se harán en EE UU.

Expertos consultados ayer por este periódico hicieron un llamamiento a la “prudencia” para evitar dar “falsas esperanzas” a enfermos y familiares y aseguraron que la revista en la que ha sido publicada la investigación “no está indexada ni tiene factor de impacto” -la medida internacional que se utiliza para valorar su calidad-, e insistieron en que esta se realizó “en un número muy reducido de ratones”.

Los estudios preclínicos realizados hasta ahora en animales concluyeron que con esta estrategia se podría aumentar la esperanza de vida de los pacientes con alzhéimer. Los ensayos lograron, según Cacabelos, que ratones transgénicos no desarrollasen la enfermedad y además, mejorase su longevidad. En ratones que sufrían estadios iniciales de alzhéimer, el fármaco logró detener su avance, sostiene.

Por tanto, si los ensayos en humanos diesen resultados positivos -similares a los obtenidos en ratones transgénicos-, la vacuna sería una realidad en el plazo de 6 u 8 años, y se desarrollaría conforme a los requisitos de la FDA norteamericana.

Se trata de la primera vacuna dual, eficaz en ratones transgénicos, que previene las manifestaciones clínicas del alzhéimer antes de que aparezcan los síntomas y reduce significativamente los rasgos patológicos cuando la enfermedad ya está desarrollada. Así lo resumió el director de “EuroEspes” Ramón Cacabelos, junto al doctor Arturo Fernández-Cruz, catedrático de Medicina en la Universidad Complutense de Madrid en la presentación de los resultados. “El alzhéimer es una enfermedad incurable y hereditaria”, aseguró Fernández-Cruz, que cifró en 36 millones de personas las afectadas por alzhéimer en el mundo y estimó en 66 millones los enfermos en el año 2030.

El equipo de científicos que participaron se completa con la doctora Carmen Vigo; Iván Carrera de Neurociencias Básicas; Lucía Fernández-Novoa, de Genómica Médica y Valter Lombardi de Biotecnología de la Salud.

El prototipo que han desarrollado Cacabelos y su equipo sigue la senda de otros ensayos previos. Se basa en activar el sistema inmune contra las proteínas beta-amiloides -en concreto, contra la variedad 42-, unos compuestos que se ha visto que en los enfermos de alzhéimer se acumulan en el cerebro causando la desconexión neuronal a la que se atribuyen los síntomas de la enfermedad.

A noticia en Faro de Vigo


La USC se marca el objetivo de sacar las 31 plazas docentes pendientes (La Voz de Galicia, 1i6 de xaneiro 2013)

16 de Xaneiro do 2013 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

A primerísima hora de la mañana y antes de la reunión entre los tres rectores y el conselleiro de Educación, Juan Casares Long mantuvo un encuentro con los representantes de los sindicatos CIG, CC. OO. y UGT para analizar los últimos pasos que se han dado en la previsión de convocatoria de plazas docentes para el 2013. El rector aclaró que el objetivo prioritario es que salgan adelante las 25 plazas cuyo concurso se anuló porque la Xunta no autorizó su convocatoria, así como las seis correspondientes a la estabilización de los investigadores del programa Parga Pondal de la promoción del 2007.

Casares también aclaró tras el encuentro que «non remitimos máis que o que xa remitimos o 30 de novembro» y aprovechó para reiterar que los currículos no saldrán de la Universidade. Los sindicatos, por su parte, le trasladaron al rector que las plazas cuyo concurso quedó anulado son todas «con necesidades altas de docencia justificadas en la Relación de Puestos de Trabajo y las mesas de negociación» y que la petición de la Xunta de la previsión de plazas de personal temporal «es algo que no tiene ni pies ni cabeza» puesto que no se pueden planificar bajas maternales y los docentes asociados deben negociarse año a año dependiendo de las necesidades de los grados y los másteres, por lo que no se pueden considerar parte de la plantilla estructural.

Mesa de negociación

Además, y según trascendió en el encuentro entre sindicatos y rector, las plazas de docencia clínica en los hospitales del Sergas tienen que «renovarse ahora», ya que la Xunta está procediendo a la jubilación a los 65 años del personal.

En todo caso, durante el encuentro se anunció que la próxima semana se convocará una mesa de negociación en la que se abordarán estos asuntos. Los sindicatos afirman que todavía tienen «mucha documentación pendiente de recibir», entre otra los «incrementos o reducciones» a los que se someterá a la plantilla universitaria.

A noticia en La Voz de Galicia


La Universidad busca dinero (El País, 13 de xaneiro de 2013)

13 de Xaneiro do 2013 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

Tradicionalmente, las universidades europeas han tenido dos fuentes básicas de financiación: el dinero público proveniente del Estado y el dinero privado proveniente de los alumnos, es decir, el precio de las matrículas. Pero con una inversión pública menguante y una conflictividad asegurada si a las Administraciones se les va la mano con la subida de las tasas (por no hablar de lo contraproducente en lo social que puede ser), los campus europeos y de todo el mundo se afanan en sacarle dinero a la investigación a través de spin offs (empresas creadas por la universidad) o contratos con compañías, ofreciendo distintos servicios (desde enseñanza continua a trajes formativos a medida de las compañías) o buscando donaciones de antiguos alumnos o filántropos, entre las que se incluye el patrocinio de cátedras o de estudios por parte de empresas.

La Universidad de Oxford, en Reino Unido, lanzó en 2008 la campaña Oxford Thinking, en la que una de las instituciones más prestigiosas del mundo pedía ayuda para seguir siéndolo. Hasta el pasado marzo, el proyecto recaudó 1.500 millones de euros. “El éxito”, dice el director de la División de Ciencias Sociales de Oxford, Roger Goodman, se debe “a que toda la Universidad y todos sus miembros han puesto una gran cantidad de esfuerzo y de recursos en la campaña”, asegura. Aunque probablemente también ha tenido mucho que ver que se trata de una de las universidades más conocidas del mundo, que ocupa sistemáticamente los primeros puestos en los ranking internacionales.

Pero la inmensa mayoría de las universidades no son Oxford (ni Cambridge ni Harvard ni el MIT), así que lo tienen más difícil para recaudar fondos por esa vía. Además, las donaciones y el mecenazgo también necesitan entornos culturales propicios a ellas y aumentan si hay una legislación que lo favorezca, algo que, por ejemplo, está muy lejos de ocurrir en España.

En general, a los campus europeos les cuesta salir del esquema subvención pública/matrículas, que les reportan, de media, el 73% de sus ingresos, la primera, y otro 9% la segunda, según el estudio EUDIS conducido por la Asociación Europea de Universidad (EUA, en sus siglas inglesas); en España esos porcentajes son del 81,61% y del 8,42%, respectivamente, según las cifras de 2008. “A medida que se reduce la financiación pública de las universidades, aumenta su presión para encontrar maneras de diversificar sus ingresos”, explica el responsable de Gobernanza y Financiación de la EUA, Thomas Estermann —que, al igual que Goodman, estuvo recientemente en Madrid, en la conferencia Reinventando la educación superior, organizada por la IE University—.

Estermann asegura que hay muchas diferencias entre las universidades europeas en este sentido, incluso dentro de un mismo país, pero señala cuáles son esas otras fuentes de financiación más habituales: los contratos con los socios privados (son de media una 6,5% de los). Estos contratos suelen ser de investigación (una empresa contrata los servicios de una universidad), por servicios (por ejemplo, para hacer los controles de calidad de un producto) o por formación continua (cursos para el reciclaje de trabajadores hecho específicamente para una compañía, etc.).

En Estados Unidos se pueden encontrar todo tipo de ejemplos de colaboración de universidades públicas con el sector privado. Uno de ellos está en la Universidad de Kentucky, que tiene acuerdos con centros de investigación o con la Compañía de Aguas de Lousiville, y ha apostado, como otras, por la oferta de cursos online. “Desde 2008, nuestro presupuesto se ha reducido en un 20%. Ha sido un reto, por supuesto. Pero también ha creado la necesidad de innovación y ruptura radical en el modo de hacer las cosas”, señala el decano de su escuela de Diseño, Michael Speaks, que añade: “Todos los socios y los donantes quieren un retorno de su regalo y/o de inversión”.

Siempre que se habla de colaboración entre universidades y empresas en España y en otros países europeos surgen voces críticas que advierten contra la posible “mercantilización” de un bien público como debe ser la Universidad. “El gran problema es que los investigadores y profesores senior no quieren cambiar y pensar más en el mercado”, dice Sergei Myasoedov, vicerrector de la universidad moscovita Academia del Presidente Ruso.

“Los que denunciamos el peligro de mercantilización de la Universidad no somos opuestos a la colaboración con empresas, pero remarcamos que debe hacerse desde la equiparación y el respeto mutuo. Nos oponemos a la sumisión de la Universidad a los intereses particulares externos, y en particular, a los mercados. Como servidores de la sociedad debemos atender todas sus demandas, que incluyen, pero va más allá, de las expresadas a través del mercado laboral o de los contratos de investigación”, responde por correo electrónico el exrector de la Politécnica de Cataluña Josep Ferrer. Considera, además, que las matrículas deberían ser gratuitas, como ocurre en algunos países del norte de Europa, y añade: “En los contratos de investigación y transferencia debería, en primer lugar, garantizarse que efectivamente se trata de I+D+i, más allá de la actividad propia de una consultaría o gabinete profesional”, añade. Además, Ferrer advierte contra negocios que traten solo de sacar beneficios, aunque sea para revertirlos en la universidad, pues esta no tiene “la función ni la capacidad para actuar como entidad meramente mercantil”.

Miguel Recio, exvicegerente de la UNED y miembro del Observatorio Social del Educación de la Fundación Primero de Mayo de CC OO, considera que “quizá sí hay que hacer (sin descuidar las otras funciones de la Universidad) consultorías o controles de calidad a grandes empresas”. Considera que hay mucho camino por recorrer en este sentido, sobre todo, a través de las Administraciones Públicas, que pueden aprovechar los recursos de las universidades en lugar de subcontratar con otras empresas.

Santiago Íñiguez, presidente de IE Universidad, defiende la necesidad imperiosa de los campus de diversificar sus fuentes de ingresos. “Es verdad que haría falta un cambio cultural, pero es muy fácil hablar desde la flexibilidad de una universidad privada, ya que los rectores de la pública muchas veces están atados a la hora de probar cosas nuevas”, dice.

“La atracción de fuentes de financiación adicional requiere sin duda de más autonomía. En nuestros análisis hemos encontrado que, cuanta más existe, mayor es la capacidad para atraer dinero de fuentes alternativas, en particular, en aquellos casos que cuentan con autonomía para manejar las cuentas y de recursos humanos”, dice Estermann, de la EUA. Y añade: “En muchas ocasiones, también es evidente que los campus necesitan estructuras de gobierno más eficientes”.

La gobernanza es una de las claves de la reforma que ha prometido acometer el Ministerio de Educación español. Durante años, muchos especialistas han reclamado órganos de gobierno universitario con más capacidad de decisión real, pues el poder está muy fragmentado entre facultades y departamentos. Otros expertos, sin embargo, temen que se pierda la gestión democrática y que los campus públicos queden a merced de intereses políticos o económicos. En todo caso, Recio asegura que, según su experiencia, el sistema actual no es el culpable de las bajas de cifras de contratos con empresas, sino la falta de demanda por parte de las compañías y de la escasez de recursos en los campus para atender las posibles peticiones.

En todo caso, porbablemente sí haría falta otra gobernanza y otra legislación para explotar en España la otra gran fuente de la que habla el estudio europeo: todos los servicios que giran alrededor de la vida académica. Por ejemplo, la gestión y el alquiler de pisos de estudiantes, residencias, los catering. Estos servicios reportan el 4% de los beneficios a las universidades europeas, pero alcanzan el 25% en algunos campus británicos.

Matrículas y desigualdad

Las matrículas universitarias han aumentado este año en la mayor parte de las comunidades autónomas españolas: hasta los 400 euros de subida (Madrid y Castilla y León), o de 600 a 900 euros en Cataluña. Para los repetidores, los precios se han disparado en la inmensa mayoría. España sigue así la estela de otros: Inglaterra ha subido de 6.000 a 9.000 libras anuales (de unos 7.600 a 11.450 euros); en Irlanda, de 825 euros en 2007 a 2.000.

La idea extendida, desde hace muchos años, es la de que el título universitario es muy rentable, pero que lo es mucho más para el que lo posee que para la sociedad en su conjunto, así que el individuo debe pagar más (la matrícula) y la sociedad menos (la inversión pública). Santiago Íñiguez, presidente de IE Universidad, defiende la subida de unas tasas que, asegura, deberían cubrir en torno al 50% del coste, aunque también debería haber ayudas suficientes para compensar. Efectivamente, la teoría dice que a medida que suben las tasas, habría que aumenta las becas y otras ayudas (como los créditos a pagar una vez titulados).

El problema es que esta subida de precios ha llegado en muchos casos con la presión de la crisis, que no permite aumentar el dinero de las ayudas.

“Las tasas de matrícula pueden, por supuesto, proporcionar más ingresos a corto plazo y suponer en un corto periodo de tiempo una mayor proporción de los ingresos. Pero lo que no se debe olvidar es que la financiación pública también tiene que dar apoyo a los estudiantes, así que desde el punto de vista del Gobierno no puede ser la única solución”, dice desde la Asociación Europea de Universidades Thomas Estermann.

Y las matrículas, además, tienen un límite, advierten los especialistas. Y no solo por el riesgo de desigualdad social al cerrar el paso a la universidad a una parte de la sociedad, sino porque, incluso si compensan precios muy altos con créditos, se corre el riesgo de que se hinche una especie de burbuja universitaria como ha ocurrido en EE UU. Allí, el Gobierno ha tenido que llegar a intervenir para aligerar una deuda estudiantil que ahoga a millones de jóvenes y que ha alcanzado una cifra de 1.000 millones de dólares. “La realidad es que la mayoría de los estudiantes pobres tienen enormemente limitadas sus opciones de educación superior”, explicaba recientemente la profesora de la Universidad George Washington (Estados Unidos) Elaine El Khawas.

A noticia en El País


Los sindicatos piden al rector de la USC un encuentro sobre las plazas (El Correo Gallego, 11 de xaneiro de 2013)

11 de Xaneiro do 2013 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

El vicerrector de profesorado de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) se había comprometido a recibirlos en unos días, pero CIG, CCOO y UGT creen que los detalles que rodean la negociación con la Xunta de las plazas estables de personal docente e investigador que se convocarán en 2013 bien merece un cara a cara con el rector. Los tres sindicatos acordaron ayer pedir un encuentro al propio Juan Casares, que confirmó que los recibirá la próxima semana.

“A situación acadou un nivel de gravidade que cremos que merece que o encontro sexa co propio reitor”, apunta Alba Nogueira, representante de la CIG. El sindicato nacionalista y CCOO y UGT consideran que el rectorado está adoptando medidas de planificación del personal de 2013 “á marxe dos procedementos” de los que “legal e estatutariamente” cuenta la universidad.

A noticia en El Correo Gallego


Los Pondales, críticos con la política de la Xunta (El Correo Gallego, 10 de xaneiro de 2012)

10 de Xaneiro do 2013 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

La asociación de investigadores del programa autonómico de contratación de investigadores Isidro Parga Pondal se mostró ayer preocupada por la visión limitada que, a su juicio, tiene el presidente de la Xunta de la producción científica. “Tiene la idea de que solo se hace investigación en las universidades, cuando en Galicia también se realiza en los hospitales, centros tecnológicos o el CSIC. Hay investigación más allá de la universidad”, expresó el presidente de la asociación, Miguel Ángel García, tras una reunión con Alberto Núñez Feijóo.

Buena parte de los investigadores Pondales han sido fichados por las tres universidades, pero también están presentes en otros centros de investigación que, a juicio del colectivo, no reciben la atención adecuada de la Xunta. “En la parte de Educación no tenemos mucha queja, ha cumplido, pero en lo que concierne a la parte de los hospitales y otras instituciones esperamos que recapacite”, añadió García.

A noticia en El Correo Gallego


Educación replica a los rectores que se ciñe al plan económico que firmaron (El Correo Gallego, 10 de xaneiro de 2013)

10 de Xaneiro do 2013 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

Buena parte del recorte de 20 millones de euros que sufrirá la financiación de las universidades en 2013 se corresponde a la rebaja salarial aplicada a sus trabajadores, como a todos los demás empleados públicos autonómicos, subrayó ayer la Consellería de Cultura e Educación. Los campus tendrán que hacer frente, en cualquier caso, a una rebaja que podría rondar los 3,5 millones de euros, una diferencia que la Xunta prevé que se compense por la subida del precio de las segundas y sucesivas matrículas del alumnado, justo lo contrario de lo que auguran las universidades, siempre y cuando no se aplique un nuevo incremento de tasas.

Aunque sin dar cifras exactas de lo que supondrá cada concepto, Jesús Vázquez se mostró ayer molesto con la preocupación por el ajuste expresada por el rector de la Universidade da Coruña (UDC), calculado en 20 millones de euros en los fondos estructurales. Xosé Luís Armesto habló el martes en nombre de las tres universidades y anunció que los rectores han pedido una reunión con el conselleiro para aclarar las dudas de interpretación del proyecto de presupuestos de la Xunta, pero a la espera de despejar incógnitas no ocultó su preocupación por lo que podría suponer un duro golpe al funcionamiento de los campus.

A noticia en El Correo Gallego


Un plan sin plan (El País, 8 de xaneiro de 2013)

8 de Xaneiro do 2013 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

En el Plan Estatal de I+D+i que elabora el Gobierno no habla de presupuestos, no menciona la investigación básica, propone un trasvase potencialmente grande de dinero público al sector privado y no resuelve aspectos clave de la carrera investigadora.

Mientras escribimos o leemos estas líneas, el Plan Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) estará ultimándose para su aprobación definitiva. Este Plan es de gran importancia ya que regulará la inversión pública en I+D+i durante los próximos cuatro años. En Octubre de este año que acaba se presentó a consulta pública la Estrategia Nacional de I+D+i, proceso por el que pasó un mes después el propio Plan. En ambos casos, la respuesta de la comunidad científica española fue de completo rechazo. No solo los medios de comunicación nacional e internacional se hicieron eco de los recortes sostenidos que viene sufriendo la I+D+i española sino que las revistas científicas de mayor prestigio internacional, numerosos premios Nóbel y premios nacionales y Jaime I de investigación, y la propia Comisaria Europea de Investigación, Innovación y Ciencia han expresado su profunda preocupación por el futuro de la investigación made in Spain a raíz de las críticas suscitadas por la publicación de los borradores de la Estrategia y del Plan. ¿Por qué se ha generado toda esta movilización colectiva de rechazo? ¿Es sólo por los recortes presupuestarios o hay algo más? Tal como se desprende de los documentos de análisissuscritos por muchos miles de científicos del país, el principal problema no es el recorte sino la falta de un auténtico plan que asegure la rentabilidad real de la inversión española en I+D+i, por modesta que sea. Para asegurar esta rentabilidad, y más aún en tiempos de crisis económica, lo primero es poner en valor y afirmar los puntales principales del sistema de I+D+i, o, dicho de otra manera, mantener funcionando lo que funciona. Y, en segundo lugar, evitar los errores del pasado o, dicho de otra forma, no insistir en las cosas que no han funcionado. Parece obvio y es por ello que un plan que no deja claros estos principios genera una contestación colectiva global y sin fisuras.

El Plan Estatal actualmente en consideración no menciona la ciencia básica, sin la cual no es posible el progreso científico. La ciencia fundamental (básica) no orientada debe ser rescatada, mencionada y programada explícitamente, tal como se establece en los planes equivalentes de los países desarrollados de nuestro entorno, como España venía haciendo hasta ahora con tan buenos resultados, y como se recoge en el “Horizonte 2020” de la Unión Europea. Dado que sólo es investigación la que explora la frontera del conocimiento, la utilización reiterada del término “conocimiento o investigación de frontera” lleva a una tautología poco fértil que puede dar lugar a engaño. Pero no es sólo una cuestión de terminología.

El Plan propone un trasvase potencialmente grande aunque indeterminado de dinero público al sector privado cuando esto no ha funcionado bien en el pasado y lo propone ante un escenario crítico en el que los recortes generales están comprometiendo la viabilidad a largo plazo de la investigación española. Los problemas que plantea el Plan no acaban aquí. Hay aspectos relativos a la carrera investigadora y a la formación de científicos que no están bien resueltos, comprometiendo la atracción y consolidación del talento. Muchos de los mejores se irán (de hecho, se están yendo ya), y aun peor, muchos de los mejores jóvenes no se sentirán atraídos por la investigación. El Plan pretende orientar la investigación hacia unos retos que denomina “retos globales para la sociedad” pero estos retos son incompletos y sesgados. Los indicadores que se propone para evaluar el rendimiento científico y tecnológico no son adecuados ni permiten la comparación con otros países del entorno. Los criterios habituales de valoración curricular no son compatibles con objetivos clave del Plan. Y podríamos continuar…

La investigación de calidad no se improvisa ni se genera de un día para otro. Hace falta un cierto tiempo para ser experto y más aún ser líder en una determinada línea, como lo es España en diversas áreas del conocimiento. Por ello, si se desea un sistema de investigación conceptualmente diferente al que se ha estado desarrollando en las últimas décadas, la transición debe ser gradual. Si los instrumentos para desarrollar un nuevo sistema (como el Plan) dejan sin posibilidad de financiación a muchos grupos de calidad y sin futuro a muchos jóvenes que están contribuyendo al desarrollo de la investigación en España, nuestro país perderá peso internacional inmediatamente, y costará mucho tiempo y dinero recuperarlo.

El proceso seguido en España con esta consulta pública del Plan y la Estrategia no sólo irrita a los afectados (en primera línea, los científicos, pero al final, la sociedad española al completo pues la ciencia es un pilar clave del bienestar social), sino que desperdicia mucho de lo conseguido hasta ahora y desaprovecha la oportunidad de contar con la propia comunidad científica para optimizar los ajustes presupuestarios. Esta falta de visión estratégica y sobre todo esta incomunicación con los científicos contrasta con el estilo y la efectividad de muchos países de nuestro entorno. Sin ir más lejos, nuestra vecina Francia, en las mismas fechas en las que la Estrategia y el Plan de I+D+i estaban en consulta pública sin más efecto que el de generar documentos críticos, notas de prensa y algunas manifestaciones, culminó en un congreso de dos días con mas de 700 participantes un proceso de sondeo interactivo de la comunidad científica de más de cuatro meses de duración en el que un equipo liderado por la viróloga y premio Nobel Françoise Barré-Sinoussi recogió sistemáticamente sugerencias, iniciativas y propuestas para mejorar su sistema de I+D. Se nos ocurren muchas preguntas, tan retóricas como trascendentales, que podrían resumirse en una: ¿puede España permitirse ignorar las críticas de su comunidad científica, una de las mejores del mundo, a los planes que de forma unilateral ha esbozado el Gobierno?

Dice la Real Academia Española que un plan es un “modelo sistemático de una actuación pública o privada, que se elabora anticipadamente para dirigirla y encauzarla.” En el Plan Estatal que está por aprobarse no se ve el rumbo claro, ni su dirección, ni cauce alguno. Y si buscamos en otra acepción del término (“escrito en que sumariamente se precisan los detalles para realizar una obra”) tampoco tenemos fortuna. El Plan no habla de presupuestos ni en valor absoluto ni relativo, y emplea conceptos difusos que despiertan alertas, sin ningún detalle que permita vislumbrar como se pretende realizar una obra de este calado. Me temo, mejor dicho, nos tememos varias decenas de miles de científicos españoles, que estamos ante un plan que no es tal.

Fernando Valladares es Profesor de Investigación del CSIC

La noticia en El País


La USC nombra a 8 profesores titulares y a 22 catedráticos (La Voz de Galicia, 27 de decembro de 2011)

27 de Decembro do 2012 Joaquin Publicado en Revista de prensa de Precarios-Galicia | Sen comentarios »

La Universidade de Santiago tiene 22 nuevos catedráticos, la inmensa mayoría, 18, en el campus de Compostela y cuatro en el de Lugo. La lista de profesores universitarios que han sido promocionados fue publicada ayer en el Diario Oficial de Galicia, y en ella se incluye también el nombramiento de ocho nuevos profesores titulares. Los primeros pasarán a cobrar unos 8.000 euros anuales más, según confirman desde los sindicatos.

La tabla de retribuciones del profesorado funcionario de la USC asigna un salario bruto anual de 40.558 euros a los catedráticos a tiempo completo, es decir, poco menos de 3.000 euros mensuales. A partir de ese momento tendrán el derecho a presentarse a las elecciones a rector -es obligatorio ser catedrático para concurrir a estos comicios- y también preferencia a la hora de escoger al director de un departamento ,aunque también pueden ejercer ese cargo los profesores titulares.

Por su parte, los ocho nuevos profesores titulares de la Universidade compostelana -cuatro en el campus de Santiago y otros tantos en el de Lugo- pasarán a percibir un salario bruto anual de 32.218 euros, o lo que es lo mismo, un total de 2.361 euros mensuales.

Una bolsa de 37 docentes de la Universidade también ha visto, como los investigadores de los programas Parga Pondal y Ramón y Cajal, empañarse su futuro laboral. Y es que se trata de docentes calificados como asociados históricos, cuyos contratos terminarán el próximo mes de mayo si no se busca solución a su situación. El sindicato CSI-CSIF ya ha solicitado que sus contratos sean prorrogados hasta que lleguen a la edad de jubilación, además de presentar una alegación para que aquellos que quisieran acceder a la figura de profesor colaborador pudiesen hacerlo.

Sin embargo, parece que el Consejo de Universidades todavía no ha podido decidir cuál será la mejor fórmula para dar estabilidad a un conjunto de docentes «de reconocido prestigio» que tienen una amplia representación en la Facultade de Económicas, por ejemplo, por lo que su salida de la Universidade podría crear además un problema con la docencia. Además, otra de las preocupaciones que les atañen es que terminar su vinculación con la USC en mayo implica que otros tendrán que examinar a sus alumnos.

A noticia en La Voz de Galicia


Precarios-Galicia únese ao movemento “Carta por la Ciencia” que convoca unha concentración contra os recortes en I+D+i para o vindeiro mércores 19 de decembro

14 de Decembro do 2012 Joaquin Publicado en Iniciativas | Sen comentarios »

En solidariedade coas concentracións en contra dos recortes en I+D+i organizadas noutras cidades de España, dende Precarios-Galicia propoñemos que todos os investigadores e académicos que se atopan sen futuro ou golpeados por tanta amarga inxustiza se animen a loitar pola súa dignidade o vindeiro mércores 19 de decembro na Praza do Obradoiro de Santiago de Compostela, onde se ten prevista unha concentración ás 13:30h.

O obxectivo é realizar un chamamento á sociedade en favor da ciencia en Galicia e en España, e denunciar a actual fuga de cerebros que está sufrindo o noso país, xunto cos avances científicos e tecnolóxicos que se están a perder. Dende o noso colectivo imos levar pancartas para expresar o noso malestar ante esta situación. A concentración rematará coa lectura en voz alta do manifesto firmado polos integrantes do movemento “Carta por la ciencia”: http://conimasdmasihayfuturo.com/

Así mesmo, tamén animamos a aqueles que por outras razóns non se poidan desprazar ata a Praza do Obradoiro, que se concentren uns minutos diante do seu centro de investigación, xa que calquera apoio nunca está de máis. De facelo, podedes enviar fotos a movilizaciones@precarios.org.

Moitas grazas!

Páxina en Facebook do evento:

http://www.facebook.com/events/391792950896667/

Hashtag en Twitter:

#porlaciencia19D