Las investigadoras gallegas tienen peores contratos que los hombres (Xornal de Galicia, 25 de enero de 2011)

Casi el 40% de las investigadores creen que la maternidad las obligaría a abandonar su carrera

Las mujeres gallegas que trabajan en el ámbito de la investigación en I+D+i reciben un menor salario y cuentan con peores contratos que sus compañeros varones, que ostentan, además, la mayor parte de los cargos directivos. Así lo refleja el estudio Situación de las mujeres en el Sistema Ciencia-Tecnología-Empresa de Galicia, realizado por la Unidade Muller e Ciencia, y en el que se evidencian las desigualdades que viven las investigadoras gallegas.

En concreto, este estudio desvela que únicamente el 56% de las gallegas investigadoras tienen contratos indefinidos, un porcentaje que ellos superan en un 20%, puesto que tres de cada cuatro investigadores varones consigue trabajo fijo. Así, entre ellos, el 25% recibe un salario que supera los 2.500 euros al mes, una cantidad que solo alcanza el 15% de las científicas.

Asimismo, seis de cada diez personas que están en puestos de dirección en grupos de investigación son hombres. La situación da un giro de 180 grados en los niveles inferiores y es que el 62 % de los investigadores que sobrevive con una beca, es mujer. Una situación que no refleja las diferencias de formación entre ambos sexos: ellas tienen más doctorados.

El análisis realizado por la Unidade Muller e Ciencia también desvela que el 70% de las mujeres que trabajan en I+D+i en Galicia lo hace en el sector público. Así, según evidencia este estudio, en el área de investigación en la que hay más gente empleada –la de las tecnologías de la información y de la comunicación– solo cuenta con cuatro mujeres por cada cien empleados. En contraposición, ellas están presentes en mayor medida en otros ámbitos como la biomedicina y ciencias de la salud y el medio marino.

En lo relativo a la edad, el 63% de las investigadoras en Galicia tienen menos de 35 años, frente al 55% de los hombres que están en este grupo de edad. Más de la mitad del personal que trabaja en esta área, según el estudio, está por debajo de esta franja.

La encuesta también tiene en cuenta otros factores sociales a la hora de establecer comparaciones entre hombres y mujeres. En esta línea, casi cuatro de cada diez científicas gallegas cree que es posible que se vea en la necesidad de abandonar su carrera investigadora por motivos familiares, de los cuales la maternidad es el principal, mientras que la paternidad solo condiciona el trabajo al 7% de los hombres.

Asimismo, el 29% de las mujeres afirman que ya han visto condicionada su carrera por motivos familiares en algún momento, el doble que los hombres.

Esto se refleja en que el 66,8% del personal que trabaja en el sistema de ciencia-tecnología-empresa de Galicia no tiene descendencia, una cifra que se eleva al 71% en el caso de las mujeres.

La noticia en Xornal de Galicia


Pódese seguir as respostas a esta entrada a través da subscripción RSS 2.0. Podes deixar un comentarios, ou facer un trackback dende o teu propio sitio.

Deixe unha resposta